2.9.17

Hablemos de Death Note o cómo relajar la raja

Resultado de imagen para Death note logo

Si algo recuerdo perfecto de mi época en la que veía anime a montones es que cada cierto tiempo la industria parecía estancarse entre montones de copias y cerros de caca. Me explico, a veces leía sinopsis de diversas nuevas entregas y todas lucían como refrito, del refrito, del refrito; o peor, eran entregas que querían innovar en tramas y te topabas con cagadas como Kaleido Star (lo siento, fans de Kaleido Star; no me coman). La cuestión es que una como friki de tiempo completo sabía cuando encontraba una joya, por alguna razón algo en el corazón me decía «En chinga ve a conseguir el anime y velo hasta el final así te salgan llagas en las nalgas». Esa cálida y bella sensación, amiguitos míos, me llegó con Death Note.

Death Note es de esas series que son tan buenas que cuando las terminas te sientes vacío, e incluso te sientes afortunado por haber presenciado sus inicios así como sus años de gloria antes de volverse un clásico. No hace falta que les reseñe el anime o el manga, que les diga lo genial que es la historia, lo bien estructurados que están los personajes, lo buena que es la música, lo fluida que es la animación ni lo entrañable del estilo de dibujo (que básicamente es un "Cállate el pinche hocico" para todos los que maman con que el anime y el manga son "Monos de ojos grandes"). 

Ese tipo de reseñas ya están por todos lados, venir a hablar de eso sería redundante a éstas alturas, lo que sí es que les voy a decir por qué me encantó Death Note no como anime y manga sino como proyecto en general. Durante el tiempo en el que se habló de la serie en cada revista de anime y manga existente se tocó mucho el tema de que era una serie en la que un dibujante y un escritor fueron de la mano creando lo que ya en ese entonces se consideraba un nuevo clásico (NO es la primera vez que pasa, NO es la primera vez que el dibujante colabora con un escritor así que NO me la hagan de pedo); eso me llegó mucho debido a que hasta ese entonces se tenía muy marcado el cliché del mangaka que hace absolutamente todo por su cuenta; dibujos, pantallas, historia, etc. Y para una Miucha de 13 o 14 años ver que algunos trabajos en equipo sí funcionaban (porque al parecer los únicos que valen verga son los de la escuela) fue una motivación enorme para seguir dibujando.

Ahora ¿por qué les vengo a contar todo eso de Death Note? No, no es por la adaptación de Netflix... o bueno, no tanto. Es más bien porque ESTOY HASTA EL CULO DE TANTA QUEJA PUÑETA SOBRE LA PELÍCULA QUE NETFLIX HIZO DE DEATH NOTE. Así, ya está, lo dije.

Las aventuras chocodarks de Miucha presentan: El desesperado Billy

Resultado de imagen para Death note netflix poster


Les seré honesta, apenas éste año pude tener acceso a Netflix. La primera vez porque mi mejor amiga de la secundaria me pasó su cuenta y la segunda vez porque me hice de la mía; desde entonces estoy más al pendiente de los estrenos y demás chunches que la plataforma tiene para ofrecer. Quienes estuvieron más al pendiente de éste pedo sabrán que el asunto de Death Note viene haciendo ruido desde el año pasado y que aviso tras aviso lo único que lograban era que te quisieras hacer bolita a llorar en un rincón.

Una historia pedorra en la que un nerdsito obtiene la libreta y la usa para ligar con una porrista así como para asesinar mientras evita ser descubierto por las autoridades, un Light más manipulable que una masita de Play-Doh y una Misa, que no es Misa sino Mia, como una porrista inmamable son los fallos más destacables que tiene el film. Ya no es un thriller policiaco sobrenatural de esos que te tienen cagándote al filo del asiento con cada minuto que pasa; ya no tienes un Light frío, calculador, manipulador y despiadado; ya no tienes una Misa cómplice, dulce y un tanto sumisa que complementa la trama y tiene una razón de ser dentro de la historia; ya no hay nada de eso. Es más, en resumen la compañía tomó lo que quiso de la serie original e hizo lo que de dio su gana con eso ¿por qué? Porque puede y nos la pasamos a pelar, punto.

Un montón de personas se cagaron y casi se arrojan por un barranco al saber que L sería negro ¿y saben lo más cagado de todo? Ese L negro fue el único de todos los personajes humanos que medio se apegó al personaje original; el único que lo interpretaba de forma fiel y apegada al manga sin ponerle cosas mecas de adolescentes en el medio. Introvertido, pensativo, descuidado, rarezas por montones así como los ademanes y actitudes; se pierde un poco en algunas partes del largometraje pero nada tan pasado de lanza como con el resto del elenco (La triada Light, Misa, L). Ryuk es tema a parte ya que la animación les quedó increíble (el único pero que podría haber es el no deformarlo tanto como en la serie y no mostrarlo sin tanta oscuridad, nada más) y la voz de Willem Dafoe no pudo haber quedado mejor para el personaje que, además, interactua igual con el fulanito como lo hace en la serie pero un poco más chingaquedito. Abro paréntesis, el Ryuk de la versión japonesa luce medio pedorro les duela o no, cierro paréntesis.




Y con todo eso, el film no es el del problema, chavos. 

Les voy a decir por qué; imaginen lo siguiente: Van caminando por la calle y se topan con un chavito que les dice "Aguas con la caca de perro" ¿Qué hacen? Lo más lógico es mirar al suelo, ubicar la mierda de chingado perro y evitarla. La rodeas, la brincas, te vas por otra calle, qué sé yo; porque el chavito te dijo que es caca de perro y la caca de perro apesta, es asquerosa, etc. 
Ahora imaginen que van caminando otra vez por la calle y el mismo muchachito les vuelve a decir "Aguas con la caca de perro" Sería muy de pendejos mirar al suelo, ubicar la boñiga e ir a pisarla ¿no? Pues al parecer en la lógica de gran parte de los que vieron la adaptación de Death Note hecha por Netflix no, no es de gente puñetas y meca.

Si con cada noticia que la compañía liberaba respecto a la película no les quedó claro que sería una adaptación mediocre todavía la página te daba chance de que agarraras tus triques y te fueras a ver otra cosa poniéndote la sinopsis del film cuando hacías un primer click sobre la miniatura de la película. Sinopsis que por supuesto distaba muchísimo de ser siquiera algo cercano a la historia original y que, sin embargo, no fue suficiente para que se fueran a ver otra película ya que su thriller policiaco sobrenatural no iba a estar ni medianamente plasmado en el largometraje. Netflix era su chico a media calle diciendo «Aguas, ésta adaptación va ser pura mierda» y, valiéndoles mil hectáreas de rabo, ustedes fueron a verla; igual de meco que pisar caca de perro a posta.

No me malinterpreten, me encanta el anime y el manga de Death Note; y me caga el live action que le hicieron en Japón pero es que lo de Netflix no es más grave que lo que el cine gringo le ha hecho a otras películas como Ringu, Martyrs, Dark water y más largometrajes cool que ha ido encontrando para ultrajar; y nadie se la pasó días enteros chingando la madre por ello. 

Algo que me funciona mucho al momento de ver éstas «adaptaciones» es olvidarme por completo de que se basaron en X o Y cosa; me explico, vi la película de Netflix como si se tratara de producción original sin esperar nada más (inténtenlo, chance con eso se les hace más llevadera la vida cada que saquen producciones de ese estilo). Aún con eso la película es malita, pero no como para estar dos, tres, cuatro o cinco días bramando que la compañía no pudo hacer una película de hora y media con una historia que dio para 37 episodios de 23 minutos cada uno (14 horas y pico por si les da hueva usar la calculadora). Como dije anteriormente hicieron lo que quisieron con lo que se les antojó de la historia original, pudieron intentar hacer algo apegado pero no les salió del ojete, ni modo; el mundo sigue girando.

Y si me quejo más de las reacciones que de la película es que como quiera esa se termina, escojo otra cosa para ver y se acaba el problema; en cambio sus putas quejas invadieron todo, invadieron los portales de noticias, mi timeline en Facebook, en Twitter, hasta en persona venían con su vómito verbal y sinceramente 5 días de eso deja hasta la madre a cualquiera. Insisto, eso no quita que la película sea mala, pero no es como que nadie les dijera que iba a estar culera, ya relajen la raja poquito.

Es más, desde el momento en que recordé que Light Turner salía en The Naked Brothers Band la película perdió toda seriedad para mí. Perdón Natt Wolf, no me comas.


Sacúdanse la arena y sean felices, chavos.

-Miucha-