15.10.10

Peluda o despelucada, es la misma porquería...

Cuando era pequeña detestaba las revistas que te decían cómo vestir o qué era lo más "in". Me purgaban al punto de mejor quemarlas o dejar que algún perro callejero orinara en ellas, así fuera la "carísima" revista VOGUE, y cuando no me pertenecían prefería hojear el semanario policiaco aunque yo, por mi inocencia, creyera que fueran adelantos de películas de terror. El paro de "las mascaritas" que me puso mi jefe surtió un efecto cabrón, pero eso no viene al caso ahorita.

Para ser franca sigo odiando esas revistas, pero no por cosas simples como que te digan qué usar, aprendes que tarde o temprano llegará el día en que dirás "si quiero hago de mis nalgas un papalote", aunque a tus jefes y a media humanidad le cague lo que hagas. Ahora las detesto por cosas un poco más em, humanitarias y lógicas. Porque las modelos miden 1.80 y pesan menos de cincuenta kilos, porque las ventas de revistas como VOGUE bajan al poner una modelo de color en la portada, porque las tallas que te muestran son tamaño intestino (osea, muy delgadas) y porque las seguidoras (obsecivas, que son la mayoría) creen que lo que te dictan esas madres es algo de vida o muerte. Estándares imposibles (a menos que te guste meterte los dedos a la garganta), racismo "involuntario" y propagadores del factor borrega a manos de una revista, ¿no es suficiente para detestarla?.

Pero con todo y eso tuve que aprender a apreciarlas de cierta forma, vamos es muy diferente tomar referencias para algo que involucre diseño gráfico a algo que te involucre diseño de modas. Tuve que apechugar porque ésta última carrera es la definitiva, es la que quiero cursar... ahora entienden por qué siento que turismo no viene ni al caso conmigo.

Aprendí a dibujar ropa mucho mejor que antes, mis dibujos siguen en la sección de porquería pero, algún día mejorarán; aprendí a "vestir personas" de acuerdo a sus complexiones (no es lo mismo vestir a alguien rollizo que a alguien delgado), sigo aprendiendo todos los estilos existentes, desde algo sencillo como el "urban" (pantalón de mezclilla, blusa, zapatos y algún accesorio o ninguno; ¿qué, creeían que eso que usan diario es único y no tiene definición? pues se joden porque sí la tiene) hasta cosas como el "cyberpunk" (elementos futuristas con punk, o see, tela escocesa y vinil juntos, lo mejor que hay...). Pero sinceramente, una de las cosas que definitivamente no me hubiera gustado aprender es a maquillar gente.

Descubres que todos y todas esas celebridades "perfectas" son en realidad gente común o hasta gente toda pinche horrible, te quita esas ganas de seguir a alguien por como se vé, ¿y qué pasa cuando te preguntan por alguna celebridad que te guste por su finta? la gente se limita a verte raro por responder que todas son la misma mierda sólo que con pintura encima.

Pero cuando pensaba que no podían pintar peor las cosas Murphy llegó a hacer de las suyas. Pinche Murphy cabrón.

Cierto día una vieja llegó sin maquillar a la escuela por ende creyó que el salón era el congal de algún estilista y se empezó a maquillar ahí conmigo. Como toda mujer normal se quejó de algo de su cara, exactamente de sus ojos chiquitos, con los cuales siempre me chingaba diciendo que parecía japonesa cuando más bien parece niño hambriento de Árica, pero eso es otro tema diablos, no me sé enfocar en algo, luego lo solucionaré.
Le dije un par de soluciones a su problema, ambas soluciones involucraban al maquillaje, la tercera opción era cirugía pero ya ven que no puedes sugerir eso porque de culera criticona no te bajan.

Después de eso todo fué pintando ya no mal, ni peor más bien pa'la chingada.

Pregunta que tenían, pregunta que trataba de responder amablemente, aunque no supieran hacer lo que yo les decía ellas tenían hambre de saber cómo verse menos jodidas y feas. Cabe señalar una cosa, me pedían el consejo cuando yo no tenía nada por hacer.

Las cosas para mí se tornan feas cuando a la gente le gusta molestar cuando estás en tus asuntos y cuando disponen de tu tiempo, pero ese último aquí no cabe por ahora.

Después de un tiempo así estuviera yo dibujando, escuchando música, durmiendo, leyendo, es más así estuviera pariendo a un chamaco llegaban a joder con sus preguntas sobre cómo maquillarse. Ok, quizá sea una exageración mía, pero se supone que a quién le interese verse bien (o inflarse en varo como es mi caso) es quién se va a preocupar, es quién va buscar cómo mejorar su cara y lo hará por su cuenta. Por si no fuera suficiente me preguntaban qué cosas comprar y cuando les ponía los requerimientos necesarios que debían cumplir para saber qué conseguir sencillamente decían "que pinche hueva weee, mejor no me pinto". Creen que sólo se trata de hecharse la pintura encima y ya pueden ser igual de hermosas que Afrodita (¿se supone que ella era hermosa no?...) pero no.

Sé que tampoco soy el vivo ejemplo de que soy una chingonería maquillando, pero hey, yo lo hize por dinero y porque para mí es como pintar al óleo, sólo que sutituimos pintura por maquillaje y mi lienso es la jeta horrenda de alguien... Ok mal ejemplo.

No sé si han visto o conocen aquella película oriental en la que una vieja empieza a envejecer y por ende comienza a buscar remedios para ir contra ese cambio natural hasta que se topa con unas "empanaditas" mágicas... hechas con carne humana, o al menos así la recuerdo yo. ¿Estaría bueno eso no? mantener "jóvenes y hermosas" a viejas obsecivas y locas a cambio de la vida de alguien seguramente cuerdo.

Sinceramente cuando maquillo a alguien me siento mal por ella (en veces él), muchas veces tienen el autoestima en la suela de los zapatos hasta que tienen por lo menos base en la cara, y me cabreo cuando no saben hacer cosas simples como por lo menos hecharse polvo de forma decente. Gastan en veces cantidades ridículas en maquillaje como para que se lo emplasten a lo wey en la cara y se vean aún más ridículas que la cantidad gastada, conozco viejas que llegan a gastar 700 varos en puras madres que seguramente no usarán más que dos o tres veces, y esa cantidad se la meten en unas cuatro o cinco horas.

Además de que muchas veces los precios son ridículos no es precisamente sano ponerte tantas chingaderas en la jeta. ¿Qué se arrugan más pronto? sí, los químicos deshidratan la cara por ende se fruncen rápido, lo mismo sucede con las cremas para aclarar. ¿Qué la calidad de los productos lo resuelve? NI-MA-DRES, siguen siendo químicos y demás cosas, es la misma porquería sólo que la de "mejor calidad" tiene sus efectos a largo plazo.

Son cosas que muchas veces pasan desapercibidas, las madres (ya fuera de mi vocabulario de albañil) no enseñan a sus lacras cómo debe ser todo ese em "ritual" de maquillarse. Les aseguro que si se enfocaran en eso no conocería viejas que creen que con sólo usar agua ya se quitaron toda la porquería de la cara.

Si me lo preguntan, prefiero mil veces que me digan fachosa, fodonga y cualquier otra cosa por no pintarme diario a pintarme diario y ya pasar sin pena ni gloria por la calle. ¿O qué? ¿a poco piensan que algún tipo las detendrá en la calle sólo para ver cómo están maquilladas? Por Luzbel, es como lo único inteligente que ha dicho un compañero del salón... ¿Te vas a pintar sólo para que los del camión te vean?.

Son un montón de desconocidos asi que no lo creeo.

-Miucha-

No hay comentarios: