7.11.10

Odio los platos...

Como consecuencia del pendejismo ajeno al meserear se tuvo que implementar eso de convertir en un "mini restaurante" el laboratorio de turismo, ahora se rolan los puestos y al iniciar se hizo de forma "democrática" la elección de los trabajos; tomando de forma muy "democrática" un pedazo de papel rayado obtenías un rol en el "restaurante" y con todo el sarcasmo que pueda caber en mi cuerpo (que según palabras de otros no es mucho) puedo decir que afortunadamente nos tocó limpieza y lava platos...

Como en todo congal se hace, o al menos se debe de hacer, teníamos que lavar los platos en los que comerían "los clientes" antes y después de usarlos. Así lo hicimos, todos esos trastres estaban limpios listos para usarse, pero no sé a qué imbécil se le ocurrió usarlos para mezclar y otras tantas (mamadas) cosas más por ende limpiamos muchísimos más. A otro pendejo se le ocurrió la graciosada de hacer una mezcla de porquería

Pero según palabras de nuestro maestro, tuvimos muchísima suerte porque pensaba también ponernos a trabajar en la barra... ¿cómo riatas pretendía que cinco personas, de las cuales dos no hacen ni madres, abarcáramos una cocina marca puta (muy grande) y que de paso les preparáramos bebidas a él (el muy aprovechado se sentó a comer también porque "faltaba uno") y a otros cinco weyes? no lo sé, y francamente de habernos puesto a hacer lo de la barra también habría tomado mis cosas y me hubiera ido del lugar en el acto.

Lavamos los platos donde comieron, los cubiertos, las sartenes y las cazuelas que usaron, limpiamos también toda la cocina que no es cualquier chingadera. A cualquier sitio que veía le encontraba una mancha, cosas sucias y porquería pegada, además no me pregunten por qué ni cómo pero en el extractor de ambiente acabó una maldita lechuga en pedazos, ¿y el maestro? tragando como idiota mientras los demás lo veían. ¿Saben cuántas normas de sanidad se quebrantaron mientras él se la pasaba en la pendeja? muchas, con decirles que sonaba más tentador lamer a un vagabundo.

Mis manos acabaron adoloridas, frías y rasposas por el jabón barato y el agua helada, terminé cansadísima por estar caminando de un lado a otro por cinco horas más la adicional que hago caminando para tomar camión.

Cuando llegué a mi casa me la pasé durmiendo como no tienen una idea, fue una de esas veces en las que llegas, tiras lo que traigas, te quitas la ropa y al recargar la cabeza en una almohada automáticamente te quedas dormido. Eso se siente ojete cuando al despertar te das cuenta que tienes muchas cosas que hacer y de las cuales no has ni has decidido cuál de todas harás primero. Pero saben, no todo es gris en mi vida escolar, si es que a eso lo podemos llamar vida, pero fin, no todo pinta para la jodida como usualmente pasa en mi blog porque resulta que ahora el gobierno me va a mantener, see esos cerdos se tentarán el corazón y me darán varo por no reprobar nada... seguro que sólo me dura éste semestre ese gusto, pero bueno.

PD: De un momento a otro hago privada esta cosa, más gente de la que debería ya dió con este congal, asi que sigan el blog si van a querer seguir leyéndolo.

-Miucha-

1 comentario:

Energy Long dijo...

y como lo sigo ke no encuentro el boton para seguir xP