10.3.11

Había una vez…

Les cuento que estos días no he publicado mucho porque el tiempo y las vivencias han disminuido ya que en mi prepa, al parecer, lo principal es dejarte sin tiempo libre para que vivas como un puberto normal.

Bueno hoy les vengo a contar algo gracioso que comenté con una chava, de esas que desafortunadamente te hablan aunque no quieras. Resulta que estaba frustrada por una votación que se había hecho en una página, su actriz favorita la había ganado… sé que puede sonar de locos pero, pues, la votación era para ver quién era la peor influencia.

Lo primero que surcó por mi cabeza fue ¿cómo alguien podría ser una influencia para ti? digo, que te guste alguien es una cosa, pero que éste influya en lo que haces y cómo lo haces es medio estúpido, porque si así fuera me cortaría el cabello para dejarlo de unos 15 cm de largo, me lo alborotaría y usaría ropa punk que me haría lucir como hombre… sólo porque me gusta el trabajo de Vivienne Westwood y ella era así de joven. Y así daría miles de ejemplos dado que todos los íconos que me gustan o fueron drogadictos, incursionaron en el punk o no más de huevos se suicidaron.

El caso es que en esa lista ganó la actriz favorita de esa vieja y en ella también estaba una cantante de un grupo que más o menos me gusta, y como la vieja quejumbrosa no era “normal” me restregó, “si hubiera ganado esa sí te encabronabas”… ¿qué pedo?.

Que me guste algo o alguien no hará que cada que salga alguna nota negativa sobre él o ella me enoje ¿o sí?, creo que la única vez que me he molestado por algo así fue cuando pusieron unos títulos de Stephen King en las 10 peores películas de terror, pero luego me di cuenta que siempre el libro es mejor que la película y para los tiempos en que fueron hechas la verdad podrían mejorarlas, además ese dichoso “top ten” estaba en una revista de pubertas, por ende alguien imbécil lo hizo. Pero en general no entiendo a la gente que se enoja por cosas así, siendo que el artista en cuestión ni siquiera sabe de tu existencia.

Entre más cosas les doy aviso, el vino me da asco. Y sí, hablo del vino blanco o tinto que es tan gustado por la gente pof-pof, como estoy en esa etapa de preparar bebidas con alcohol pues tuvimos que hacer una degustación de vinos, ustedes saben, poner un poco de vino en vasos de muestra (de esos chiquititos) y tomar un poquito, diferenciar sabores, olores, cuerpos (digamos que es como el espesor de la bebida) y con solo oler el vino blanco dije “nel, yo no me tomo esa porquería”.

¿Han olido alguna vez un queso casi-viejo? quiero creer que no soy parte de la única familia que por cosas culinarias deja un queso panela añejándose un par de meses, pero, si no lo han hecho y quieren checar el aroma, pues háganlo y verán que no soy una mamona… bueno, dejémoslo en ridícula porque mamona ya soy.

Hay cosas como la Bernardina que ni así le quitan el sabor tan horrendo que tiene (básicamente es un poco de miel con vino blanco), les cuento, se baja todo lo dulce y lo más ligero, que es el vino, flota, haciendo que te tomes primero la miel y el vino quede solo y sepa igual de asqueroso. Y sí, tengo 16 años, no soy normal y precisamente por eso no fumo, no bebo, no nada… y creo que por lo mismo el vino me dio asco.

Y ya para terminar…

… Se solicita que doña York pida algún premio ya que su header ganó también. Gracias.

-Miucha-

PD: Cambiaré el header de éste jueves que viene hasta el otro, lo cambiaré cada quince días pa’que me entiendan.

1 comentario:

Juan López dijo...

JOJOJOJOJO EL VINO ES UNA PENDEJADA, FUE LO ÚNICO QUE ME GUSTO