22.3.11

Tus nalgas… pobrecillas.

York y Yamily, favor de elegir un premio. Gracias.

Ahora sí, a lo mío.

Recuerdo que en la primaria el tiempo de recreo era casi sagrado para mi. Era el tiempo en el que podías comer, jugar hasta vomitar, y lo más importante, ir al baño. Ahora el receso me vale tanta madre que mejor me la paso adentro del salón.

Antes, como a los siete u ocho años era toda una pena ir a pedir permiso para ir al baño, en especial a los siete cuando tuve una maestra de’sas que con cualquier cosita les sale el genio tan de la jodida que se cargan. Cada que un compañero le pedía permiso para ir, lo dejaba muy a huevo y cuando éste se iba nos empezaba a decir que teníamos tooooodo el recreo para ir al baño, que ya éramos grandes, que la mamada y bla bla bla. Afortunadamente sólo fui unas seis veces al baño en toda mi primaria (de 1° a 3° gran parte de las veces), una cifra bastante buena si consideramos todo el refresco que tomaba.

Ahora, siento que he regresado a esa linda época en la que hasta querer ir al baño está mal, pero obviamente justifiquemos lo que sí se puede justificar, si eres de los que salen al “baño” para perder clases, me temo que eres un pobre imbécil que no tuvo el valor suficiente de no entrar al plantel o decirle a su madre que sencillamente no quería ir; en cambio aquellos que sí van por la necesidad tienen mi apoyo… muchísimas veces los maestros exageran.

La primera vez que me regañaron por querer ir al baño sentí feo porque el paro que me pusieron lo sentí lógico, cabe aclarar que tenía como unos seis o siete años, y ahora el sermón me parece por demás absurdo y pendejo. Fue el típico, el que todos ponen y no entiendo por qué, pero lo sienten correcto.

“Tienes el recreo entero para ir al baño”.

¿Es en serio? ¿y si no me nació cagar en el recreo, qué? admito que de chiquita mi reacción fue de -Si’cierto- pero ahora las cosas son muy diferentes.

Para empezar qué es esa estupidez de decirte que pudiste ir a cualquier hora, o peor, que te dicen “educa a tu intestino para ir a otra hora”… ¿de verdad? si así fuera, todo el mundo se quitaría un peso de encima.

-En los viajes sólo tendrías que tantear la duración del mismo y programar tus nalgas.

-No habría baños en muchos lugares porque, de ser posible, le dirías a tu culo “vamos a cagar hasta que lleguemos a la casa”.

-¿Se imaginan qué sería del mercado de los pañales?.

-El pretexto de “Voy al tocador” cuando en realidad vas a huir del tipo o tipa sería prácticamente increíble y por lo mismo no serviría de nada.

Sería todo un caos si pudiéramos decirle a nuestras nalgas a qué hora pueden o no querer cagar. Pero creen que por ser maestros ese comentario va sonar de lo más lógico, es como aquel día en el que pasó algo así.

-¿Maestra puedo ir al baño?-

-Dígamelo en inglés-

-Me voy a cagar en español, ¿me deja ir o no?-

-… Ya vaya-

¿Conocen el dicho de más vale perder a un amigo que a una tripa? bueno, creo que eso sólo se aplicaba con los pedos, pero ustedes saben a lo que me refiero. Entiendo que el regaño sea estando chiquitos, pero ahora que estamos bastante grandecitos hay que considerar que eso de miar a horas raras ya no se le pudo quitar, ni pedo, pero no chinguen. Yo en mi jodida vida preparatoriana he ido al baño, se los juro, ni una sola vez he entrado a esos baños porque, para empezar, las historias que hay de ella no son muy buenas.

Se rumora (además de que se huele y se ve) que hay unas viejas que con todos los ovarios del mundo, embarran sus fluidos en las paredes… awww, ¿creían que las mujeres eran modositas y muy limpias? pues se la pelan, y tú, sí, tú el tipo que está leyendo esto, si creías que la vieja que te gusta o tu novia no es así te informo, ella caga y a su vez su mierda apesta como la de tooooda la humanidad. Además de eso, cierto día pusieron una maquinita, bastante útil de haber durado, que era un dispensador de toallas femeninas, ustedes saben, para cuando llega el reputísimo día 28. Metías creo que cinco pesos, dabas vuelta a una palanquita y listo, salía la toalla, una verdadera bendición para aquellas que les vale madre y no llevan control de sus días.

Chingo a mi madre si esa máquina duró más de cinco días, de verdad, en menos de cinco días alguna vieja hambreada, jodida y corriente abrió a putazos el dispensador, ¿cómo lo hizo? no sé, ¿con qué lo hizo? no tengo idea, pero chance y fue con un ladrillo o algo medio cabrón de peso, ¿quién lo hizo? seguramente alguien que huele a leche amarga.

Pero continuando, nunca he ido a los baños por eso ¿sería justo que la primera vez que vaya, me regañen por eso?, ¿creen que se las deba mentar cuando lo hagan?, ¿creen que me reporten o me corran?.

-Ryoko-

1 comentario:

Yamily dijo...

Poes, aca en la universidad en a que voy,( + de 60) todos s cagan porque ni q! pedir permiso para el baño es inutil. O te meas, o t sales del salon pero ya no entras ._. asi estan las cosas.
Hasta ahora no me han dado ganas jaja, espero que siga asi 7_7.

Para el premio, Miucha esta dificil, porque te podria peir algo editado, pero creo que esno no te va.. porque no recomiendas ago que si puedes o estas dispuesta hacer?

Yo propongo, aguna foto que tu hayas tomado de alguna cosa que te guste, con unas letritas de ;B 'grachias...' o algo asi. Puede ser, pero no se e_e.

salu2