3.4.11

De perforaciones…

Admito que soy una persona libre de agujeros extras, no me he hecho y los únicos que tengo son los típicos que les hacen a las niñas para ponerles aretitos. Pero que yo no tenga perforaciones no quiere decir que no me gusten, hay unos que puestos en el lugar correcto para cada persona resaltan y se ven bien, ejemplo de ello es que si me hiciera de verdad el pircing postizo que uso en los labios éstos se me verían más gruesos, o sea más estéticos.

Pienso que hay una edad y un criterio para todo, no digo que la gente que tenga arriba de 18 es la que decide qué ponerse o qué no porque hay gente mayor de edad que sigue siendo estúpida y que no sabe las consecuencias que esto puede tener después. Me refiero a que, podrás tener la edad que sea, pero si estás consiente de lo que haces y lo que puede suceder después, estás en todo tu derecho a ponértelo además de tener el consentimiento de tus padres; por más mandilón que suene siguen viviendo con ellos, así que estarán en todo su derecho si les dan una chinga por hacerlo o no.

Pero una cosa que me es purgante, más que nada por las expresiones de los involucrados, es que quienes se los hacen se sienten una verdadera joya cuando se tienen que andar tapando el hoyo porque sino sus papás los van a regañar.

En una experiencia general tengo a tres personas, no diré sexos, edades, de dónde los conozco y mucho menos los nombres, sólo los usaré de ejemplo.

El primer espécimen. Tenemos al puberto promedio, que no sabe ni qué quiere de la vida pero ya se encasilló en una “tribu urbana” que en cuanto pase de moda no tendrá ni puñetera idea de qué hacer. Entonces como sus amiguitos tienen un buen de hoyos en las orejas se le hace buena idea empezar a transformar su oreja en una coladera. Empezó con una perforación, luego una industrial (que son dos hoyos para unirlos con un solo arete) y termina con una expansión… sí, esos agujeros enormes que se ven asquerosos.

Si le preguntas el por qué se los hizo te responde con un simple “Se ve chido”, no sabe ni qué hacer cuando ya no quiera la expansión y lo que es peor, no luce ni cuida como debería las perforaciones por esconderlas en la escuela y sólo Luzbel sabe si en su casa también.

Otro caso del típico niño que cree que por hacerse una perforación ya es más malo que el sida, lo peor es que no quiso pagar por su perforación y se la pidió a la persona anterior. La persona anterior no supo perforar y en lugar de pasar la aguja horizontalmente, lo hizo de forma vertical atravesando la oreja por en medio de la piel… juro que este wey tuvo suerte de no haberse infectado, no piensan de veras.

Y el último caso es otro niño que no sabe ni qué quiere de la vida, pero te restrega que él si se hizo una perforación jotísima en la oreja y que para acabarla de fregar se la tiene que quitar a cada rato por los regaños.

El caso es que se trata de gente que aunque es menor de edad, que ya casi va a la mayoría de, no sabe ni qué pedo con lo que están haciendo. El tipo al que le atravesaron la oreja, de haber sido un poco más responsable y quizá hasta un poco más inteligente hubiera ido a un lugar especializado, no con el primer wey que tiene “buen” pulso y muchos huevos para atravesarle la oreja. ¿Por qué Luzbel no mata a esa gente con lepra?.

Hace no mucho pensé en hacerme un corsé de pircings en la espalda, pero luego hize lo pertinente y me puse a considerar muchas cosas. No tengo el dinero, no tengo la paciencia de cuidarme las perforaciones, no podré presumirlas como es debido a menos claro que no use sostén para que no me rose y me ande con blusas de espalda totalmente descubierta… y todos aquí sabemos que ésto último no lo haría ni en broma. Mi estilo de vida me impediría ya que usualmente me agarran muchísimo la espalda así que los primeros días serían tormentosos, además, ¿en serio quiero tantos hoyos en mi espalda? la respuesta fue… no.

Fui lista, la verdad ya tenía quién los hiciera.

-Miucha-

1 comentario:

Juan López dijo...

NO VIVO EN LIBIA O COREA DEL NORTE, CADA QUIEN ES LIBRE DE PONERSE LOS HOYOS QUE QUIERA. JAJAJAJA