8.6.11

Su petición ha sido denegada.

Recuerdan que hace no mucho les contaba sobre esa beca para E.U.A? Pues adivinen qué... No me la dieron. Y no, no quiero que empiezen a chingar que fue por el promedio porque, a pesar de que en un par de semanas iré de la vil verga, no fue por eso, fue por un error en los papeles.

La verdad es que no me sorprendió enterarme de eso, sorprendente hubiera sido que me dijeran "Claro pinche chamaca ociosa, EUA te recibirá con los brazos abiertos, cervezas Colt 45 y un sandwich cubano". Pero no. No es por pesimista, es por algo que ocurrió mientras juntaba los papeles, que ahorita se los voy a contar para que me den la razón y se encabronen por lo que me hicieron.

Resulta que ya tenía todos mis papeles menos el comprobante de estudios, ustedes saben, ese que tienes que ir a solicitar muy a pesar de las jetas de las secretarias. Ese lo había dejado al final para ir a la oficina de mi madre inmediatamente después de que me lo dieran el viernes, dado que ése era el último día para enviar todo. Para todo esto, yo no dejé al final todo el desmadre, en la escuela nos avisaron tardísimo, demasiado diría yo, pero en fin; así como pude junté todo y me faltaba esa chingadera que fui a solicitar el miércoles. MIÉRCOLES, lean bien, M-I-É-R-C-O-L-E-S.

Llegué a la oficina y fue más o menos algo así.

-Qué quiere?- La secretaria era feísima, sigue fea todavía; es madre de una ex compañera que reprobó y ahora está en segundo semestre. Yo pensaba encontrarme con algo mejor, por lo menos sin la nariz de Freddie Kruger que parece aguileña a punto de derretirse. Un compañero decía que estaba bien buena, que tenía, cito, "un buen culo", ahora desde eso sé que se follaría a Juasimodo si éste tuviera nalgas de mediano tamaño.
-Vengo por un comprobante de estudios- Siempre me ha cagado que me atienda ella, se porta cual pinche diva cuando lo más cerca que está de ser una es mientras usa unos zapatos de Nine West que no le alcanza para comprar y se conforma sólo con probárselos en la tienda.
-Ten, llena el formato- Me dejó la libreta esa con ademán de asco, pinche vieja.
-Ok, para cuándo van a estar listos?- Le rogué por primera vez a Dios algo, ese algo era que tuvieran listo el documento para la hora de salida.
-Para el viernes- Me respondió con desdén mientras se hacía pendeja con un catálogo de chanclas Andrea. Ni para Nina West alcanza la pseudo diva.

Me traté de relajar, digo, me la entregarían el viernes, saldría para con mi madre a escanear todo, lo enviaría y mi plan saldría bien, o al menos eso creí. Ya me veía yo en un restaurante gringo, comiendo grasientas hamburguesas de hasta siete pisos con la que alguna vez pudo haber sido mi madre vietnamita, hasta que ¡vergas! Luzbel me hizo sentar cabeza.
Llego el viernes por el documento a la hora de la salida, ahora en vez de pasar a la oficina lo pedí por las protecciones, esas que parecen barrotes de prisión... Y me volvió a atender la misma golfa, con su cara de "Odio mi trabajo porque no me alcanza ni para surcir mis tangas de tres pesos", su uniforme deslavado y ceñido a la fuerza con pinzas mal colocadas; quizá sean detalles excesivamente "fijados" pero ¿qué esperaban de alguien que sabe coser y hacer ropa?.

Me distraía su paño, sus manchas en la cara, yo no me podría sentir la mismísima Chabela II con la cara así de jodida. Si las marcas que tengo en la cienes a causa de la varicela no me gustan, el paño me haría usar una bolsa de Sabritas en la cabeza; ella tiene la moral muy alta. Es, como diría Stephen King en uno de sus libros, una mierda muy grande en un recipiente pequeño. Su cabello excesivamente lleno con mouse para peinar hacía que luciera como Maru-chan dura sobre su cabeza y sus "rayos" hechos ya no con las patas sino con el mismo culo, hacían de ella un ser incómodo de ver. La forma en la que habla, su voz, toda ella me caga. Sólo me hablaba bien cuando venía mi papá conmigo, le tiene miedo como todos los maestros que he tenido; lo que ella no sabe es que a quién debería tenerle miedo es a mi. Mi papá no puede hacerle nada por ser mujer, pero yo no soy un hombre y menos uno educado.

-Buenos días, vengo por mi comprobante de estudios- le dije mientras me recargaba agarrada de los barrotes.
-No lo tengo, no se imprimieron- Respondió de inmediato mientras me veía con su misma jeta de hueva la muy cabrona.
-Es que es urgente, de verdad lo necesito- Ryoko se estaba cansando.
-Falló el sistema, para qué era?- Preguntó como si fuera de su incumbencia.
-Era para una beca e irme a EUA- Tenía la esperanza de hiciera algo útil de su patética existencia y tratara de sacarla.
-Huy pues mándales un historial académico, a ver si te lo aceptan- Me tuteó y me miró fijo la muy culera, como si le hubiera dado permiso.

Me fui sin más mientras Ryoko me decía: "Si me hubieras dejado salir mínimo dejaba ciega con la grapadora a la muy perra. Es por lo único que le pagan a la mal nacida esa y ni eso sabe hacer, ¿crees que en tres días la piruja de tres centavos no pudo sacar los documentos? A mi no me hace pendeja, esos casi tres días se la pasó con la concha pegada a la puta silla cachando moscas con esa boca mal pitarrajeada que se carga. Regrésate que lo mínimo que se merece es un escupitajo en esa cara de chasca que tiene. Si su cara fuera una acuarela, el paño se lo habrían hecho con pintura sin diluir, vieja cabrona y alzada".

Em, sí, Ryoko es medio vulgarcita. No me culpen, si pudiera elegir a las otras dos personalidades estaría más cómoda, de mientras intenten reír con ello.

Mandé los documentos triste y decepcionada, pero como les dije, con eso ya lo veía venir.

Luego de analizar eso, ciertamente no era urgente ir, viví allá y sé que con dos o tres días de comprar cosas ese país me sería igual de ameno que éste, con la diferencia de que su comida me es desabrida, aquí somos vergas y si no tiene chile no comemos. Les diré que tenía pensado ir a la tienda de Angelic Pretty que hay en San Francisco (el transporte aéreo y terrestre allá estaba incluído), buscar alguna tienda de Vivienne Westwood y comprar algunas pelucas... Sí, leyeron bien, pelucas.

Bleh, esa es la historia de cómo no le podré traer a oneechan su Lelouch tamaño real, seguro que allá encontraba alguno. Gomen ne oneechan.

-Miucha-

1 comentario:

Oneechan dijo...

Damn =______= lo siento mucho en serio, no sería la primera vez que suceden estas cosas por la ineptitud de las secretarias y si da mucho coraje =_____= y no puedes reclamarles nada porque se indignan y ya no te atienden ¬_¬
Me pregunto que pasaría si hubiera secretarios...y no secretarias...serían igual de ojetes?
Ojalá que, si existe otra posiblidad de beca en un futuro, puedas acceder fácilmente a ella.
Pff =____________=
O.o
*se imagina un lelouch tamaño real*
*________________*
bueno el lelouch tendrá que esperar xD por mi parte yo nunca he ido a EUA pero me gustaría ir a Inglaterra, si algún dia voy aunque sea muy lejano =_= creo que podría traerte unos diseños de VIvienne Westwood aunque seguro también hay en EUA pero creo que Inglaterra es más fácil encontrarlos.
Nos vemos Miucha san n________n!
Sayo :3