7.7.11

Ojalá Vivienne Westwood me ilumine.

Estoy a poco de terminar la carrera de Turismo, a muy poco si tomamos en cuenta el maestro que me tocará el siguiente semestre, al cuál deberé el romper mi récord de libros en un mes. Después de eso vendrá la carrera de diseño de modas, la cual me acaba de aterrar hace un momento.


Fui con una muchacha a que me corrigiera unos patrones, y mientras se sorprendía de que los hubiera hecho sólo con ayuda de un libro que me prestaron me empezó a contar un poco de su vida. Les he de confesar que su vida no me importaba, no me importa de hecho, pero se le veía la emoción de contármela en el rostro. Vivía aún con su madre y la mayoría de su trabajo consistía en surcir ropa que viejas huevonas le mandaban, y como para bajarme las ganas de esa carrera me dijo que había salido de Diseñadora de modas... de la misma universidad a la que quiero entrar.


Ver cómo había terminado me perturbó, yo no quiero acabar arreglando ajeno como ella, y no es que sea un trabajo "indigno" como algunas gatas que se creen de sangre azul piensan. Es sólo que, 17 años de vida, estudiando como pendejo, ¿para terminar en tu casa corrigiendo a una aspirante a diseñadora que posiblemente no le espere un futuro más brillante que el tuyo? es deprimente.


Me pongo a analizar a mis tres motivantes y los tres están de la vil verga, cada uno a su manera especial. 


¿Francesca Dani? Esa ya ni merece que suba una imagen al blog. Usó el cosplay como medio para pagar su carrera de Diseño de modas y en su momento le admiré por ello, ya cuando usó la calentura de los frikis y se hizo modelo porno de'sas que enseñan la garcha en revistas de cincuenta pesos sencillamente me decepcionó. Y no, no es envidia ni mucho menos, digo, a los otakus ya los tienen muy quemados como para exhibir que se la pajuelean con viejas vestidas de Sailor Moon. La descarté.

El punk me dio la fama y ahora me quejo de los punketos. Soy una chingona.


Vivienne Westwood tuvo suerte. Me puse a analizarlo y después de mucho negarme lo acepté, ella tuvo una suerte digna de envidiarse.


Ella era la esposa del representante de los Sex Pistols (previamente se había casado con otro), ellos llegaron a usar su ropa... vamos, fue la única diseñadora punk en el tiempo en el que el punk andaba cobrando fuerza. Eso fue pura pinche suerte, a mí en ésta época ¿qué me toca? ¿diseñarle a emos, mirreyes, putas, otakus? No, de verdad, qué horror. En su momento creí que sería maestría y no dudo que la tenga (y con maestría me refiero a talento), pero ¿qué la impulsó de putazo? que una banda famosa usara su ropa. ¿Y qué fue lo que hizo que su segundo crush fuera el representante de los Pistols?, pura suerte.

Ni se emocionen, era gay y era un gay casado, pero seguro como amiguis sí les diseñaba algo.


Y por último, pero el más querido: Alexander Mcqueen. Ése tipo era la onda, sus diseños estaban a otro nivel. Hay diseñadores que hacen cosas raras a puntos de lucir inutilizables, él no. Él no hacía diseños que Parisina Moda podría copiar (para los dudosos, es un congal de ropa en el que se dedican a copiar lo más comercial), las formas, sus pasarelas y absolutamente todo lo que hacía rayaba en lo extraño. Lástima que se suicidó, y lástima que por la Gagamanía ahora cualquier gata india lo conoce. Ahora ya salen pendejas que te dicen que por mercado libre encontraron sus zapatos de Langosta a doscientos pesos. Ya quisieran que costarán eso, pinches indias que viven de lo que dice la revista 15 a 20.

Vendería uno de mis riñones con tal de usarlo.


Él a sus 16 años salió de estudiar y ya le confeccionaba ropa a sus tres hermanas... yo a mis 16 apenas estaba emocionada por recordar el trazado de patrones para saco. Sí, muy triste, lo sé.

No me importaría desmadrarme los tobillos con sus tacones... snif.


Ahora, recordé que aquí a industria de la moda no deja, y yo y mis diseños con placas de metal no ayudamos mucho (sí, un corsé de metal suena a algo que todas comprarían). En la televisión hace ya rato había visto a un diseñador mexicano muy "famoso y sonado" en el medio... ya ni su nombre recuerdo, la brillante pasarela que estaban presentando había sido inspirada en x estado de la república. Básicamente eran vestidos de campana con dibujos referentes al estado...


Yo no quiero acabar así, ¿se lo imaginan? acabar surciendo ropa de extraños o peor aún, ser lo mejorcito del país y sólo hacer vestidos con dibujitos, o que sólo se usarán en la alfombra roja de la Tv Notas.


Todo eso pasó por mi cabeza después de ir a que corrigieran los patrones, me desanimé, pero luego me volvió la felicidad puesto que ya sólo me falta cortar la tela para el traje de Kanu. ¡Yay!

Me falta cortar la tela... y matarme en el gimnasio unos meses...
-Miucha-

No hay comentarios: