15.8.11

Lips of an angel.

Ya no podía fingir que no la había visto, además que hacer eso nunca ha ido conmigo. Encontrarme con un café en la mano mientras hablo por celular es la forma más penosa en la que pueden verme, visto desde mi perspectiva claro. Levantó la mano para saludarme y comenzó a caminar en dirección a mí, diablos.


-Miucha, cuánto tiempo.
-Hola, señora, ¿cómo está nyo?.
-Muy bien, ¿y tú?. Veo que te has recortado el cabello, se te ve mejor. Ahora sí realzan tus ricitos.
-Em, sí nyo, je. Pues ando igual, muy bien nyo.
-Me alegro mucho; oye, he tratado de localizarte pero mi hijo dice que cambiaste de número.
-Ah, sí nyo. Me desactivaron el número por cosas del crédito nyo- Tantas formas de conseguir mi número y tenía que mencionar a su hijo, menudo asco.
-Pues, si tienes tiempo aprovechemos para que me pases tu celular y de paso platicarte algunas cosas. ¿Te parece?- Me sonrió.
-Claro nyo.


Es incómodo que alguien a quien sólo has visto una vez te hable con tanta naturalidad y confianza, y digamos que es aún más extraño cuando se trata de la madre de alguien con quien tuviste problemas hasta por las sudaderas que usabas. Sentarse a tomar café y una rebanada de pastel con ella fue como estar sentenciado a la silla eléctrica. Por un lado te estás cagando (y no me refiero a ningún orificio) pero por el otro estás tranquilo, digo, yo lo estaría. Creo que nunca en la vida he golpeado tantas veces un vaso con las uñas como esta vez, incluso me siguen doliendo. A veces siento que para que la vida tome lógica todos deberíamos comer mierda, mínimo los coprófagos serían felices.


-Mira, te traté de localizar porque mi hijo va cumplir años y quisiera que me ayudaras a darle una sorpresa.
-¿Cuando cumple años nyo?.
-En Septiembre, ¿acaso no sabías?- Me miró como si fuera mi obligación saberlo.
-No, es que hay muchas cosas que no nos hemos contado nyo.
-Bueno, supongo que hablarán después. Pero volviendo al tema; le he pedido ayuda a su novia también y me gustaría que tú también colaboraras. ¿Qué dices?.
-Em, verá, yo... - "Soy una pendeja", eso debí decir.
-Me gustaría mucho que pudieras, es que estuviste tan cerca de él, de hecho me sorprende- Frenó como si quisiera pensar en cómo terminar la frase.
-¿Le sorprende nyo?. ¿Qué cosa nyo?.
-Pues que su novia no seas tú, tantos años sin presentarme a una muchacha y luego te veo a ti. Me emocioné mucho, pero al final me vino con una muchacha que parece sacada de alguna taberna de mala muerte.
-Supongo nyo...
-Sí, qué cosas. Y regresando al punto, otra vez; quería pedirte que lo convencieras de querer festejar su cumpleaños porque ahora dijo que no quería absolutamente nada. Ya a mí me dijo que no y hasta a su novia, sólo quedas tú.
-(Señora, la última persona de la que su hijo quiere saber soy yo nyo) Claro, yo trataré de convencerlo nyo- Más que hacerlo por él, lo hacía por su mamá. No le podía bajar la emoción diciéndole la cantidad estúpida que tuvimos de problemas y por cosas, pues, cosas estúpidas.


Aplaudió suavemente cual niña pequeña y buscó algo en su bolso. Era Coco Channel, muy bonito, tiene el gusto igual de fino que su hijo. Sacó una cosmetiquera pequeña, y después de más revolver su bolso sacó su teléfono celular. Me pidió que le diera mi número y cuando terminó de pasarlo marcó su celular. Tenía que tratar de convencerlo en ese momento, supongo que algo grande tiene planeado si era tan urgente. El teléfono estaba frío, pero peor fue la conversación.


*Sonido de marcación*
-¿Bueno?.
-Ossu nyo, em...
-Miu, hola- Volteé a ver a su madre, se veía feliz y esperanzada a que lo pudiera lograr.
-Este, oye nyo, quería ver si... -Me interrumpió. De haber sabido lo que seguía hubiera colgado.
-Antes de que digas algo, escúchame.
-...
-Yo sé que la cagué, perdóname. Y, y, y que quizá estoy loco y que la peor pendejada que he cometido está dormida en mi cuarto. No me importa que tu hermano me quiera partir la madre por volverte a ver. 
-... Em- Su mamá comenzaba a desanimarse.
-¿Recuerdas que ambos tomamos las canciones por lo que dicen?, yo, sólo quisiera que escucharas esto, es para ti.


Puta la regrandísima madre (no la de él... ni la de ustedes). Tantas canciones, tantos grupos, tantas letras que hay. Juro que hasta hubiera aceptado banda con tal de que la canción dijera pendejadas, pero no. Lips of an angel... Me quedé pegada al teléfono; peor aún, cuando quiero que Telcel falle el bastardo cumple su deber a la perfección. Fueron los cuatro minutos y pico más incómodos del año, su mamá viéndome, yo escuchando y entendiendo lo que la canción decía. Puta letra ojete, puta he dicho. Movió el celular hacia él, quiero creer. 


-Toma lo que se adecue a la situación, y sé que sabrás elegir bien el mensaje ya que, me conoces mejor que nadie.


Colgué, disculpen la reacción tan patética pero fue lo más sensato que pude hacer. Le dije a su mamá que la señal se había ido y que al final se cortó. Prometí ayudar y que trataría de convencerlo de nuevo y en otra ocasión. Si supieran todo el cuento esto incluso les parecía simpático o por lo menos interesante.


Lips of an angel... la verdad, no tengo ni puñetera idea de cómo tomar la dedicatoria. Puta madre, primer canción que me dedican y ni siquiera sé si es bueno. Háganme un favor, coman mierda para que todo agarré lógica.


-Miucha-

1 comentario:

Oneechan dijo...

Al parecer fue una de esas situaciones en las que todo se pone a pedir de boca para salir mal .-.
Si fuera coprófaga con mucho gusto, pero no tengo mucho apetito.
Ahm si por cierto que el anime de Angel Beats está bueno, algo corto pero bueno :3
Supongo que tengo que retirarme
Nos vemos después miucha-san :D
Sayo!