7.9.11

Eres mi BFF, nunca cambies.

Sé que hay muchachos de mi edad con negocios en alza y muy visionarios, o al menos quiero creer que ése es el motivo por el cual se parten el culo por tener un Nextel.También sé que entre la computadora, los celulares, los videojuegos y su escaso esfuerzo académico ya no queda tiempo para otras cosas, pero no mamen, hay límites.


Creí que recibir cualquier regalo estaba bien, pero ahora me doy cuenta de que sólo hay una cosa que aborrezco recibir. Esas cosas son, chan-chan-chaaaaaaaaaan: Tarjetas de regalo compradas.


Puta-madre, hagan de cuenta que para mi recibir eso es como decir "prefiero gastar cincuenta pesos en una chingadera en un cartón que tomar un poco de tiempo para escribirte algo". Aprecio más un montón de letras hechas especialmente para mi en una servilleta que una de esas tarjetas ojetes, melosas y sobre todo huecas. ¿Por qué huecas?, todas dicen las mismas cosas escritas de la forma más estúpida que hay, hasta parece que contrataron a un mirrey para que les hiciera las frases.


Sé que fijarse en lo que recibes es un acto muy interesado, pero ¿es mucho pedir que si me dan una tarjeta ésta sea hecha por ellos mismos?. Digo, sé que en todo caso implicaría usar un diccionario de sinónimos y antónimos para no sonar ignorantes en la hoja que posteriormente doblarán; pero si tienen tiempo de salir de sus casas, viajar hasta una de esas tiendas que derrochan melcocha, comprarla y buscarme por cielo, mar y tierra para entregármela (nomás por no quedar mal), creo que podrían usar todo ese tiempo para sentarse y escribir algo.


Si nos vamos a un motivo razonable que les guste, les daré uno: Una tarjeta de esas cuesta al rededor de veinte a cincuenta pesos, y una hoja de color a lo mucho sólo dos. Lo digo en caso de que les cale el codo.


Ya no pinchis poemas de una plana, un simple "Feliz cumpleaños, wee". Estoy consciente de que para muchos explayarse por escrito es difícil, pero es triste que lleguen a un punto en el que ni siquiera se tomen el tiempo de escribir un poco para la gente que, según, dicen querer.


-Miucha-

No hay comentarios: