30.9.11

Never more.

Perdonen que use esa frase tan célebre de aquél poema de Edgar Allan Poe, y me disculpo por adelantado con aquellos que busquen un escrito de él y se topen con mis porquerías. A veces entro con la esperanza de que haya algo bueno pero luego recuerdo que los textos no se hacen solos.


Estos días me he dado cuenta de que, a pesar de tener clases regaladas prefiero Física, algo bastante irónico si les cuento que recursaré la primer parte de esa materia más que nada porque nunca pude entenderle al maestro. Incluso la prefiero sobre inglés, asignatura en la cual podría hacerme pendeja toda la hora y pasar los exámenes sin problema alguno, bendita vivida en EUA.


Este maestro es extraño, es quizá algo amanerado pero capaz de meterte a un tema sin necesidad de aburrirte con cosas sacadas de los libros. Te da datos curiosos, te aplica lo aprendido a cosas que de verdad te pueden servir y cree en extraterrestres, en lo personal eso le da unos puntos en simpatía. Otra rareza de él es que puede mantener al grupo completamente callado, algo que en años anteriores ningún maestro lograba. Hago ovación de pie por ello. No es fácil dar una materia que, por lo general, fastidia, aburre o intimida.


Ocasionalmente se desvía del tema y vuelve bruscamente a él, cosa que a nadie parece afectarle porque igual te mantiene despierto. Hoy hablábamos de las cargas positivas y negativas de electricidad cuando, no recuerdo dónde, la conversación giró a la derecha.


Empezó diciéndonos que la religión junto con la sociedad nos tienen apendejados, yo le creo. Hagan de cuenta que hoy en día ni se cuestionan el por qué de las cosas que dicen y hablan, no dudo que haya religiosos que hagan sus cantos de alabanza y no tienen ni puta idea de lo que ladran. Obvio a su vez hay gente que hace lo que la borregada sin protestar y sin cuestionarse nada en absoluto. Por eso hay taxistas de veinti algo de años que te hablan de política cuando no se saben ni el nombre, ni las propuestas de los candidatos.


Pasó a la valoración de la mujer, tema que nos ha dicho un par de veces y a juzgar por eso, siento que ha tenido bastantes alumnas sufridas. Por situaciones así no quiero ser maestra, es lindo enseñar pero luego uno se entera de pedos que preferiría no conocer. Mencionó algo que por las circunstancias que me han acarreado estos meses llegué a olvidar: "Si algo definitivamente no salió bien entonces cierra la puerta, otra o hasta veinte se han de abrir después".
Si pudiera describir la sensación que me invadió después de escuchar eso mentiría si digo que fue hermoso y me quedé sin aire ante tal revelación, nah, fue más bien como después de que te inyectan y sacan la aguja del orificio hecho en tu piel. Después de mucha tensión sientes una relajación enorme que pasados un par de segundos empieza a doler. Dolor relajante porque sabes que lo peor ya pasó, sa'wevo. Así que después de un análisis rápido hecho a la Robert Downey Jr. en su papel de Holmes, dije: A la verga todo.

Siéntate a ver cuánto te cabe. Oooots.

Increíblemente este simpático señor, que tengo el orgullo de llamarlo mi maestro, sirvió más que meses de terapia con un psicólogo, de haber asistido a uno, claro. Tweet prueba.
La mejor parte es que, sin dármelas de sabia-chingonota (que no lo soy), me recuerda cosas que yo misma me había planteado antes. Cosas que acabé olvidando por un sinfín de problemas que podría venderle a Televisa para que las usara en la Rosa de Guadalupe. Entré a la clase de inglés tan vale-x-cantidad-de-verga que en lugar de preocuparme por hacer el trabajo del libro me puse a leer cómics. ¿Remordimiento de conciencia por no hacerlo? Nel.


No recordaba lo bonito que se sentía decir "Tengo muchos problemas encima, problemas que mandaré a que les den por culo". Salí feliz de la escuela, algo que rara vez pasa ahora. Me emociona decir que ahora tienen a una Miucha más feliz, más vale madres, más crapulosa, más mamona y más culera, ¿qué más quieren? ¡JA!, me da igual lo que quieran, la verdad.



Sólo me resta decir: A ser feliz y a bailar canciones de Chuck Berry que tarde, o temprano, el pinchi mundo se ha de acabar.

-Miucha-

No hay comentarios: