7.7.12

Asté pásele que hay poquedades...

Por lo general suelo publicar a menudo aunque sean cosas mediocres o de a tiro malas. Estos días ni eso he hecho. Resulta que me quedé sin computadora y ahora soy parte de esos números tercermundistas junto con otros millones de personas sin acceso a la red. Ahora, vengo con esta pedorra y pésima explicación no para justificarme sino porque leyendo un comentario de la última entrada Oneechan menciona algo así como que nosotras publicamos con cierta regularidad a comparación de otros blogs, y eso, gente que lee esta bitácora pedorrísima, me hizo sentir mal. Más que nada porque he dejado el sitio por ese "pequeñísimo detalle" y con todo y eso hay gente que suele pasearse por estos lares.


Entonces, después de esa excusa pedorra pero cierta, les dejo dos textos viejos que encontré limpiando mi habitación (toda una odisea, por cierto). La verdad es que son muy malos y más que nada se los dejo porque tengo poco tiempo para pensar y escribir; mejor copio esos textos porque además, estoy usando un ordenador ajeno. Sin más para decir, continuamos.


"Me pongo puber porque quiero y puedo"

Hace años que tengo el blog abierto, y aunque por aquí han transcurrido una variedad enorme de rachas de suerte y desventuras, he de mencionar que si algo no ha cambiado en absoluto ha sido el color de este sitio. Y puedo decir que va más allá de un gusto personal (cualquiera que empiece con "son gustos de emo" le clavaré los tanates a la pared). De hecho el gusto se consolidó como una necesidad con el tiempo. En un inicio, por ahí de secundaria, contaba con todo el tiempo del mundo para revisar mis blogs de preferencia, y para publicar de vez en cuando. Eso eventualmente cambió. Comenzaron los hobbies, las salidas, además que le tomé pena a mi forma inicial de escribir. Y abandoné el sitio durante un tiempo.


Cuando regresé, por razones que ni yo recuerdo, le di un tratamiento más dedicado al blog (por poco creíble que suene). Incluso llegué a medio-mejorar mi escritura con tal de que, si bien siguen leyendo bazofia, ésta no fuera escrita "aZzi koMmo PuvErtah". Le dediqué tiempo pero llegó el momento en que algo debió seguir igual. El color.
Había leído por ahí que los fondos oscuros con letras claras eran bastante engorrosos de leer, y juro que traté de mejorarlo pero no pude.


Yo me dedicaba a actualizar en la noche, a esas horas donde cualquier destello luminoso te "achicharra" los ojos, y me resultó más funcional dejarlo así ya que suelo andar de egocéntrica leyendo mis propios escritos. De hecho, por esos días, dejé de leer sitios que me gustaban por el simple hecho de contar con colores claros o chillantes. Yo sólo usaba el ordenador de noche, y me jodía bastante poner ojos de taka-taka para evitar la incomodidad que producía la luz que emitía la pantalla.


Ahora, he aquí el punto. Yo entiendo que las dos personas y media (?) que vienen a darse una vuelta por acá tienen más blogs de su preferencia, preferidos incluso sobre éste sitio. Blogs bien redactados, por gente súper interesante y con diseños minimalistas, con imágenes bonitas y sin el ruido de una muñequita afro-comelona.Yo entiendo eso, de verdad.
Lo que no entiendo es que vengan a dar "sugerencias" creyendo que un blog personal se va adaptar a ustedes. Aquí la palabra clave es: Personal.


En un blog personal la opinión que tengan al respecto, de lo que sea, sale sobrando. Porque al fin y al cabo quien debe estar contento es el autor. No por eso quiero decir que sus comentarios y opiniones no me interesan, al contrario, todos me son interesantes y útiles; particularmente el del tipo que dijo que por gente como yo su hermana se había suicidado. Qué cosas, ¿no?.
 Acepto que me digan cosas sobre mi manera de escribir, de veras, eso sin titubear se los acepto. Principalmente porque dos de cada, pues..., de cada dos oraciones que escribo son un asco. Lo que no les acepto (al menos ya no) es que me digan qué decir (o no) y cómo debería cambiar el "look" de la página.


Si observan el Loli-Palace (actualmente inactivo) verán el contraste, y si les soy honesta, no me gusta cómo se ve (si Oneechan quiere decorarlo a su gusto goza de toda la libertad para hacerlo). Me molesta verlo para planear las galerías y banners, pero sé que es para otras personas, donde yo sólo me doy el gustito de escribir. No se trata sólo de Miucha, ahí sí pueden opinar, quejarse, pedir; porque para eso se hace. Aquí, en el "Blog de Miucha", no.


Tráguense mi manera de escribir, que me faltan acentos, que sobran, que pongo mal los signos de puntuación; pero el color, los gadgets y sobre todo los headers me los dejan en paz. 
Porque un blog debe ser indentificable por su contenido, no por lo "bonito" que esté.


-Miucha-


Seré sincera, por esas fechas hubo un concurso de blogs donde un montón de gente pendeja se apuntó haciendo páginas a lo pendejo (sí, redundancia, sa'webo). De hecho muchos de esos blogs sólo tienen dos publicaciones y ya. Varias de esas personas me vieron más experimentada en esto (según sus pobres mentes) y de buenas a primeras comenzaron a quejarse del color. Había quedado hasta la madre porque como el 80% de mis correos en esa época eran puras putas quejas de lo mismo. En fin, sólo aclarando. ¡Next!.


"Conversación necesaria"


Hey, Laila, perdona que te moleste. Sé que te estás despidiendo de tus amigas pero tenía que decirte algo. No, no te justifiques. Sé que no lo hubieras hecho porque me viste y trataste de fingir que no fue así. Sólo te robaré un par de minutos antes de partir cada quién por su lado, tú sabes que después de una graduación nadie se vuelve a ver, afortunadamente.


Para empezar, acabemos con las hipocresías. Quiero que me quites la etiqueta de "amiga". Porque sencillamente nunca lo fui, de ninguna de ustedes, de hecho. María tiene a Ale y tú a Karla, yo soy la que nunca encontró su lugar; y disculpa que suene grosera, pero fue porque todas ustedes tienen la personalidad de otros "chorrocientos" millones de mocosas. Son igualitas, a su patética forma en particular.


¡Cht! Calma, calma. Yo sé que soy una culera, lo sé, me consta. He descubierto, desde el año pasado por cierto, que soy muy difícil, muy rara, muy intolerante y, sobre todo, muy solitaria. Me molestan ustedes; Ale y sus putas actitudes mustias falsas, María y sus ganas de ser idéntica a su hermana mayor, Karla y su envidia estúpida basada en pendejadas. ¿Tú crees que no me enteré? Habló mal de mí hasta que se cansó sólo porque fui el resultado más alto en el EXANI I de todo el plantel, no sólo del turno. No fue mi problema que su estupidez sobreviviera a maestros extracurriculares, pero creo que me he desviado del tema.
Espera, no te vayas, quiero quedar bien en claro contigo para que cuando nos topemos en la calle no te sientas obligada a saludarme.


En lo que a mí respecta tú también estás del asco. Tan asquerosa me resultas que cuando me contaste que estabas feliz por haberle causado una erección a un muchacho vi con más respeto a las putas de la López Mateos. Porque ellas no se emocionan con eso a los once años.


Pero sigamos con esto. No creas que sólo vine a criticarlas a ustedes, el resto de las niñas me resultan repugnantes también. Victoria y su viboreo con sus amigas, Alejandrina y sus arpías, Ruth con sus faldas a medio culo. Podría haberme juntado con mi tocaya, pero jamás me ha gustado el reggaeton; no lo soporto, y si alguna vez lo aguanté fue para que ustedes me aceptaran. Pero desperté, y me di cuenta de que antes de ser aceptada por una jauría de pendejas prefiero que me claven alfileres bajo las uñas.


Lamento que me hayan tenido pegada a ustedes este par de años, así como yo lamento haber desperdiciado mi tiempo con ustedes. Y si decidí hablar hasta ahora fue porque me tomé mi tiempo para meditar si valía la pena conservar su "amistad" y decidí que no lo vale, nunca ha valido y ni lo valdrá.


Ok, está bien que pienses eso de mí. Así que, bueno, hasta pronto, Laila. Espero le cuentes esto a las otras, y también espero jamás volverlas a ver.


-Miucha-


Ésta charla es verídica... ok, no. La redacté cierto día después de comprar víveres con una tía y mi madre. Para mi mala fortuna me encontré con los padres de "Laila" y estos me saludaron. Me sentí incómoda, mucho; fue como llegar a un cumpleaños arrojándole caca al cumpleañero y descubrir que sus padres estaban ahí y quieren que te quedes a partir el pastel. Esas "amiguis" las tuve en primaria, la etapa de mi vida que más detesto. Me encontré con una de las mencionadas en la plática en secundaria, y siempre que alguien sabía que ella y yo fuimos "amigas" proseguía a contarme cómo es que era una de las putifresas del salón.


¿Qué puedo decir? Una era pequeña e ignorante. Creo que en ese tiempo no me daba tanto asco la gente.


Cambiando a mejores temas. Dudo volver pronto, aclarando. Más que nada por la falta de ordenador, aunque sigo escribiendo en libretas casi diario. Voy a trabajar en la "Guía práctica para hacer tus propios capítulos de La Rosa de Guadalupe"... Pura mamada, no se apuren.


Bien, pues eso es todo. Chútense la entrada en pedacitos, sirve que así se entretienen más y me dan tiempo de conseguir computadora... o de robársela a algún pendejazo de escuela privada.


('Ora sí, tan-tán)


-Miucha-

1 comentario:

Oneechan dijo...

Pero si yo me la chuté completa :P!
Pasando a otras cosas, que bueno que volviste ***! Me daba mis vueltas cada tercer día a ver si salía algo y pensé que, tal vez, como otros blogs muy buenos que antes seguía te habías esfumado así nomás pero al menos nos dejas una buena entrada para rato :9
Que bueno que comentas lo del diseño, por cierto que no soy muy buena para eso, chequese porque en mi blog. Si no, de todos modos ya tengo muchas imágenes que podrían servir para la galería y una que otra idea para entrada.
Comparto tu disgusto...para mi pienso la secundaria fue la peor época de mi vida, que era prácticamente como describes que fue la primaria para ti.
Pero bueno, ahora si me retiro ;) tengo que entregar algunos premios :3
Sayo!