22.6.15

Gira, gira, gira...



Tiene mucho que no compro mangas, animes o revistas; y cada que abro Tumblr, o incluso mí propio FB, me doy cuenta que han salido una cantidad de series y autores impresionante, y que esa cantidad impresionante la desconozco por completo. Pero a pesar de que los monitos y monitas están coquetos yo extraño a los autores que conocí en mí tiempo de friki. Esos que te movían feelings con diálogos y no poniendo a llorar al personaje a cada rato (o gritar, que cómo les encanta...).

Y como esa melancolía me llegó hace no mucho me puse indagar en revistas viejas hasta que leí un artículo sobre Junji Ito. No dice nada que no puedas encontrar en internet. El tipo es genial, punto.
Y entre sus obras está el del tema que estamos por tratar.

Por lo general no me gusta ver "La mejor obra" del autor porque siento que es como quitarle mérito a lo demás. En lo personal siento que Uzumaki es buenísima pero las historias cortas que tiene también lo son. Pero eeeeeeeeeequis, volvamos al punto.

Leí todos los tomos de Uzumaki en el lapso de una semana (creo que hubiera sido menos de no ser por la universidad). Cada uno me dejó más enganchada que el anterior. Los personajes, el estilo de dibujo, el detalle en las partes grotescas; todo me encantó. Como desde antes de leer el manga ya sabía de la película, al terminar de leerlo buscar el film no se hizo esperar y pues... qué mamada...


Las locas chocoaventuras de Miucha presentan:

Tijereando films 6#: Uzumaki



Uzumaki en el manga es hermoso, es un conjunto de historias (en su mayoría autoconclusivas) que se van entretejiendo en una historia aún mayor (seguro en literatura ese tipo de narraciones tienen un nombre técnico pero sinceramente lo desconozco). Al inicio parece curioso, hasta un poco ridículo, el hecho de querer incitar el horror con espirales pero el autor logra que con el ritmo del desarrollo y la relación que se le da al espiral hasta con lo más común (como caracoles, tornados, cabello, huellas dactilares...) te vayan sumergiendo en la historia, te empapes en el universo del manga y una vez que lo haces ya nada parece descabellado.

Aquí el problema es que le hicieron live-action y pues le cayó caca al pastel.

Algo pasa con los live-action que parece que los japoneses lo toman como un chiste. Podrían salir cosas genialosas para el cine (porque siendo sinceros, una película que valga el boleto sale una vez cada década) pero deciden hacer bodrios como Death Note... o ésta película de la que voy a hablar.

Aquí hay dos formas de ver el film: Como película de la serie o como una película independiente del manga.

Si lo ves como la primera opción te adelanto algo: La selección de actores es pésima.

Son tan buenos actuando como yo de modelo (ya tuve la experiencia...), tienen la expresividad de un animal muerto. Hagan de cuenta que parecen salidos de la Rosa de Guadalupe; versión taka-taka, obviamente.
 El personaje que más me dolió fue Shuichi. De ser el más desconfiado, el de la intuición, el que tomaba la batuta cuando las cosas se ponían de la vil ñonga; pasó a ser un tipito más bien mecánico, pasivo y de hueva...


Toritooooooooooooooo...

Pero hey, ¿qué puede ser peor que unos personajes que se parecen tanto a los originales como yo me parezco a Michelle Pfeiffer? La historia. ¿Pero cómo es eso si se supone está basada en el manga? Sencillo, trata de resumir varios tomos en una hora y pico de film. Perdón, no; mejor dicho, trata de hacer un resumen malísimo de varios tomos en un film.

El manga estaba terminado, o estaba por terminarse, cuando se lanzó la película; y por eso mismo no concibo que sea tan mala. Tenían variedad de acontecimientos para elegir, pero no. No digo que los que eligieron sean malos, pero no tienen la profundidad de exploración debida, ni el apego necesario al manga como para que tengan sentido. Hacen parecer que el director se bajó el pantalón, agarró a sentonazos el teclado y de ahí salió la idea de la película. Resultado: Una trama sin pies ni cabeza que la fuente original sí tenía.

El final que se da en la película los hará llorar, porque no se acerca ni en broma al que le dieron en el manga. De hecho el del manga sí te dice por qué todo el desmadre de la espiral, el de la película parece una solución pedorrísima de último minuto para concluir una película que desde la concepción ya era mala.

No puedo decir nada de los efectos especiales porque al parecer si se trata de una película basada en un anime/manga, los japoneses escogen los efectos más churros que encuentran. Sólo hace falta ver el que le hicieron a Sailor Moon o a Death Note.

Ahora que si la tratan de ver como película independiente mejor no pierdan su tiempo. Es un descomunal cerro de pus, diarrea y placenta (?). No le van a entender, va parecer absurda y las actuaciones harían a la estatuilla del Óscar querer arrojarse por un barranco.

Si les sobra el tiempo y quieren entretenerse mejor rásquense las verijas con un tenedor.

-Miucha-

No hay comentarios: